PERSIANAS, CORTINAS Y TOLDOS AUTOMÁTICOS

 

Los automatismos para persianas, cortinas y toldos son algo mas que un capricho pensado para al comodidad diaria. Los sistemas de mecanización ofrecen prestaciones de memoria, seguridad y autocontrol muy interesantes. Además alargan la vida de estos elementos al facilitar un uso correcto y ahorran energía. La automatización es idónea en un proceso de reformas, se puede instalar con relativa facilidad y operar mediante radio con mandos a distancia programables. Mucho mas que un capricho: un gran avance domestico que conviene conocer.  

 

 

 

SUBIR PERSIANAS SIN ESFUERZO

 

Con solo apretar un botón, las persianas suben y bajan: una forma cómoda de cerrar toda una planta de una casa en un solo instante. Este sistema permite controlar, centralizar o programar los movimientos de las persianas, gracias a una extensa gama de automatismos. En posición cerrada, la persiana se bloquea automáticamente, impidiendo cualquier intento de apertura desde el exterior. El movimiento regular y suave de la motorización protege el mecanismo, evitando tirones bruscos causa de continuas reparaciones. De esta manera, se alarga la vida de estos elementos. Una persiana motorizada reduce entre un 15 y un 20% las pérdidas de calor de una ventana en invierno,  y sirve de protección solar durante todo el año.

 

CORTINAS A MEDIDA MOTORIZADAS

 

Cualquier tipo de cortinas realizadas a medida puede ser motorizado: de tela plisada, stores plegables, stores enrollables, venecianas ... basta con tenerlo en cuenta en el momento de al compra

 

TOLDOS AUTOMÁTICOS QUE AHORRAN ENERGÍA

Los toldos automatizados se mueven siguiendo ordenes o automáticamente, gracias a una extensa gama de puntos de mando por cable o por radio con múltiples funciones posibles. El movimiento suave y regular que proporciona la motorización resguarda la estructura del toldo: la tensión de la tela se regula automáticamente, asegurando una correcta extensión a lo largo de los años. Un sensor de viento y sol protege el toldo ante las inclemencias del tiempo: en cuanto se desate viento o lluvia, o si se nubla el día, el sensor recogerá automáticamente el toldo, incluso si no hay nadie en  casa. La instalación de toldos automáticos permite reducir sensiblemente el gasto en aire acondicionado, ya que puede atenuar hasta un 80% el calor producido por los rayos solares.